lunes, 28 de noviembre de 2016

Crujiente de coliflor

Otra receta de verduras fácil y rápida. Es una versión light de los arbolitos de coliflor, que es verdura rebozada y frita, pero en esta ocasión van al horno así que no llevan aceite y es más sano. 


Crujiente de coliflor


Ingredientes: 

-1 coliflor
-Pan rallado
-Sal
-1 huevo
-50 gramos de queso parmesano en polvo
-Agua

Preparación: 

Precalentamos el horno a 180 grados con calor por arriba y por abajo. 
Ponemos a hervir una olla con abundante agua. 
Cortamos la coliflor en arbolitos de tamaño medio / pequeño y la lavamos muy bien. La escurrimos y reservamos. Cuando el agua de la olla esté en ebullición, echamos sal (dos cucharadas grandes) y la coliflor y la mantenemos hirviendo unos 5/6 minutos. Una vez finalizado el tiempo, se escurre bien y reservamos. 

A partir de ahora, los pasos que vamos a seguir son iguales que los de las Delicias de Calabacín

En un plato hondo echamos un huevo y lo batimos con un poco de sal. En otro plato se pone pan rallado y lo mezclamos con los 50 gramos de queso parmesano en polvo. 

Forramos la rejilla de la bandeja del horno con papel de horno. 

Comprobamos el punto de sal de la coliflor cocida. Si nos gusta más salada ahora es el momento de añadir un poco de sal. 
Rebozamos los arbolitos de coliflor en huevo, escurrimos, los pasamos por el pan rallado y los vamos colocando sobre la rejilla del horno, separados unos de otros. Cuando estén, los metemos al horno pegando la rejilla a la parte de arriba para que se doren, cuando veamos que están a nuestro gusto sacamos la bandeja y damos la vuelta a la coliflor para que se continúe gratinando por el otro lado. 

Cuando estén dorados se sacan y se sirven calientes. Conseguiremos que estén crujientes por fuera y en su punto por dentro. 

jueves, 17 de noviembre de 2016

Tarta de zanahoria y coco

Hacía tiempo que no traía a este blog una tarta tan rica y tan fácil como esta. Una delicia de zanahoria que no necesita horno. 

Tarta de zanahoria y coco


Ingredientes (para un molde mediano)

-2 paquetes de galletas María cuadradas
-1 kilo de zanahorias
-200 gramos de azúcar moreno integral de caña
-150 gramos de coco rallado
-300 ml de leche 
-Corteza de limón
-Un palito de canela 
-1,2 l de agua para cocer la zanahoria

Preparación

En un cazo ponemos la leche a hervir con la corteza del limón bien limpio y con el palito de canela partido por la mitad. Cuando esté lista la colamos para quitar el limón y la canela, la ponemos en un bol y reservamos para que se enfríe. 

Ponemos a hervir leche con canela y corteza de limón


Mientras se calienta la leche, pelamos las zanahorias y las partimos en tres trozos. Ponemos en el vaso Thermomix 1.200 gr de agua y las zanahorias troceadas, y programamos 40 minutos, temperatura 100, giro a la izquierda, velocidad cuchara. Cuando haya finalizado el tiempo se escurren las zanahorias muy bien y se retira el agua del vaso. 

Pelamos las zanahorias, las cortamos en trozos y las cocemos

Si no tenemos Thermomix, se cuecen las zanahorias en una olla durante 40 minutos a fuego fuerte, comprobamos que están blandas, se retiran del fuego, se escurren y se reservan. 

Trituramos las zanahorias para que quede un puré


A continuación echamos la zanahoria cocida de nuevo en el vaso de la Thermomix y programamos 1 minuto, velocidad 5 sin temperatura para que quede triturada, como un puré. Finalizado el tiempo, agregamos el azúcar y la mitad del coco rallado y programamos 5 minutos, 100 grados, velocidad 2, con el fin de que se disuelva el azúcar. 

Sin Thermomix, tendríamos que triturar las zanahorias en una picadora o en una batidora, y posteriormente poner la crema de la zanahoria con el azúcar y el coco en una olla a fuego medio, removiendo durante 5 minutos para que se disuelva el azúcar. 

Ya tenemos preparado el relleno de la tarta, ahora sólo queda montarla.

Leche, crema de zanahoria y galletas para montar la tarta

En un molde vamos poniendo las galletas remojadas en la leche. Tenéis que controlar el punto de la galleta para que no quede tan blanda que no se pueda ni coger, y para que no quede dura. Ponemos una primera capa de galletas mojadas en leche que cubra todo el molde, y encima una capa de la crema de zanahoria, repetimos la operación, y vamos poniendo capa de galleta, crema de zanahoria al gusto. Yo puse tres capas de galletas. 


Colocamos una capa de galleta bañada en leche y otra de crema de zanahoria



La última capa se finaliza con la galleta, crema de zanahoria y el resto del coco rallado por encima cubriendo toda la tarta. 

Ya tenemos la tarta lista para enfriar en la nevera


Una vez acabada se deja enfriar en la nevera. Hay que servirla muy fría así que os aconsejo que la hagáis de un día para otro porque necesita al menos 3 o 4 horas de frío. Qué la disfrutéis!


martes, 8 de noviembre de 2016

Pasta con brócoli

Sencilla, rápida y muy económica, esta receta de pasta con brócoli tiene un sabor diferente y os va a encantar. 

Ingredientes

Ingredientes

-1 paquete de pasta fresca de tagliatelle o tallarines 
-1 brócoli
-3 dientes de ajo
-Sal
-Aceite de Oliva Virgen Extra
-1 limón bien limpio
-1 guindilla

Preparación

Ponemos en una olla abundante agua a hervir. Mientras, cortamos el brócoli, yo dejo sólo el arbolito y el tronco lo reservo para hacer crema de verduras. El arbolito se corta en trozos que no sean muy grandes y se lava bien. 

Cortamos el arbolito del brócoli y lavamos bien

Cuando el agua esté en ebullición echamos la sal (dos cucharadas grandes) y el brócoli y lo dejamos cocer 5 minutos, para que esté al dente. Una vez cocido se escurre bien. 

Pelamos los ajos y los doramos junto a la guindilla en una sartén grande en la que habremos puesto tres cucharadas de aceite. 

Doramos los ajos y la guindilla


Mientras se doran los ajos, ponemos otra olla con agua a hervir para cocer la pasta. 

Cuando los ajos estén dorados, retiramos la guindilla e incorporamos el brócoli y lo sofreímos a fuego medio durante 4 minutos. Una vez acabado se reserva. 

Sofreímos el brócoli con los ajos


Cuando el agua de la olla esté hirviendo se añade sal y el paquete de pasta, y se siguen las indicaciones del fabricante para su cocción, suele ser entre 3 y 4 minutos. Una vez finalizada, se retira del calor la pasta y se escurre bien, se añade a la sartén donde tenemos el brócoli y se mezcla todo durante un par de minutos. Tomamos un rallador y rallamos encima de la pasta un poco de piel de limón. Y listo para servir. 

Mezclamos el brócoli con la pasta y rallamos piel de limón


El ligero toque picante de la guindilla y el sabor refrescante del limón hacen que este plato sea original y esté delicioso. 

martes, 1 de noviembre de 2016

Respiración: Pranayama

La respiración es fundamental porque es fuente de vida. Cuando respiramos profundamente y de forma calmada le damos la orden al cerebro de que estamos tranquilos y no hay por qué preocuparse. 

En yoga, el Pranayama, la práctica de distintos tipos de respiración, es una técnica fundamental para conectar cuerpo, mente y alma. 

En yoga hay muchos tipos de respiración. En este post vamos a ver distintos tipos de sencillos para poder centrar nuestra atención y relajarnos o para activarnos. 



Según la filosofía yóguica, 72.000 nadis, canales energéticos, recorren el cuerpo sutil que es por donde circula la energía o prana. Los principales nadis son Sushumna, que se encuentra en la columna vertebral, ida, que corresponde a la fosa nasal izquierda, y pingala, que corresponde a la fosa nasal derecha. 

En la respiración humana natural predomina la respiración por una fosa nasal o por otra y va cambiando por ciclos. 

De este modo, si pretendemos relajarnos, podemos tapar la fosa nasal derecha y respirar por la fosa nasal izquierda, hasta que sintamos que nuestro cuerpo se va calmando. 

Al contrario, si queremos activarnos, debemos tapar la fosa nasal izquierda y respirar por la derecha, hasta que notemos cómo la energía recorre nuestro cuerpo. 



Además, existen otras dos respiraciones para poder llenar nuestro cuerpo de energía o relajarnos. La primera técnica consiste en inhalar por la nariz, retener el aire con los pulmones llenos y exhalar por la nariz.Se puede respirar en 4 tiempos, retener en 4 tiempos y exhalar en 4 tiempos. 

Para relajarnos, por ejemplo cuando no conciliamos el sueño durante la noche, se puede probar a inhalar por la nariz, exhalar por la nariz y retener el aire con los pulmones vacíos. 

Estas respiraciones se van repitiendo y vamos observando las sensaciones en nuestro cuerpo. 

Además, en el libro 'Vivir es un asunto urgente', del doctor Mario Alonso Puig, encontramos lo siguiente sobre la respiración: 

"Hay una serie de estrategias que nos pueden ayudar a volver a nuestro centro cuando una serie de emociones nos han alterador profundamente (...). Si la emoción que sentimos es la ira, necesitamos imaginar que empezamos a respirar un aire de color verde que recorre nuestro cuerpo hasta llegar a la zona situada debajo del hemitórax derecho, que es donde se encuentra el hígado. Imaginemos que toda la zona se colorea en ese tono, y luego al espirar pensemos que el aire que expulsamos es de color violeta. 

Si lo que sentimos es miedo, entonces el aire ha de ser de color azul y hemos de dirigirlo a ambos riñones. Si lo que sentimos es desesperanza, el aire ha de tener una tonalidad rosada y debe dirigirse hacia el centro del pecho, donde se localiza el corazón. Si lo que sentimos es una intensa preocupación, el aire ha de ser de color amarillo y debe dirigirse a la parte central y alta del abdomen, que es donde se encuentra el estómago. Los colores son procesados fundamentalmente por el hemisferio derecho del cerebro, que es la puerta al inconsciente (...). Ciertos colores tienen un curioso efecto porque de alguna manera, pueden desactivar el sistema de alarma del cuerpo, relajar nuestras vísceras y destensar nuestros músculos, con lo que cual toda nuestra emocionalidad se modifica (...).

Me gustaría añadir que la forma de respirar ha de seguir unas pautas concretas. En primer lugar, hemos de estar tumbados o sentados con la espalda recta, sin rigidez, las piernas descruzadas y los pies apoyados sobre el suelo a la distancia de los hombros. La respiración ha de ir desde el abdomen hasta el tórax, como si se llenase una vasija desde abajo hasta arriba (...). Con esta forma de respirar, una se va acostumbrando a mover el diafragma, lo cual genera una liberación de serotonina, que es la hormona más importante en los estados de humor, ya que sobre todo genera una sensación de confianza". 

Y ahora, ¿Os animáis a practicar algunas de estas técnicas de respiración? Os aseguro que os sorprenderán los cambios que producen en vuestro cuerpo en minutos.