miércoles, 28 de diciembre de 2016

Salsa de tomate frito casero

Hacer tomate frito casero es muy engorroso porque se pone la cocina perdida, pero con Thermomix es fácil y no se mancha nada. Os pongo esta receta del blog Velocidad Cuchara que me encanta y resulta riquísima para pasta, pizza o para comerlo con patatas fritas y huevos, bacalao... lo que os apetezca. Con las cantidades de la receta a mí me sale para dos ocasiones. El que os sobre lo podéis conservar en un bote (haciendo conserva) o bien congelarlo. Son ingredientes baratos y que encontráis en cualquier sitio.

Ingredientes


Ingredientes: 
-40 gramos de Aceite de Oliva Virgen Extra
-Una cebolla grande partida en cuartos
-3 ajos pelados
-Medio cubilete de orégano seco (yo suelo poner un poco menos)
-2 latas grandes de tomate entero pelado
-Una cucharadita de sal
-Una cucharadita de azúcar
-Pimienta negra






Preparación:

En el vaso Thermomix ponemos la cebolla, los ajos y el aceite y programamos 4 segundos, velocidad 4 para que se trocee todo. Abrimos el vaso y bajamos los restos de las paredes. 

Troceamos la cebolla y los ajos junto al aceite


Volvemos a cerrar y programamos 10 minutos, varoma, velocidad 1, sin el cubilete. Finalizado el tiempo se añaden los tomates, yo escurro una lata y echo los tomates sin el jugo, y de la otra lata la echo entera (tomates y jugo), si queréis la salsa más líquida se puede echar el jugo de las dos latas. Además de los tomates, agregamos el orégano, la sal, azúcar y pimienta al gusto y programamos 20 minutos, varoma, velocidad 1. 

Agregamos el resto de ingredientes


Retiramos el cubilete y ponemos el cestillo sobre la tapadera







Retiramos el cubilete y ponemos encima de la tapadera el cestillo para evitar que salte el tomate. 










Cuando finalice el tiempo, programamos otros 5 minutos, varoma, velocidad 2 y mantenemos el cestillo sobre la tapadera. De esta forma logramos que el tomate se trocee pero que no quede hecho puré. Probamos el tomate y rectificamos el punto de sal. 

Tomate frito casero

Y ya está listo para usar. 
Yo lo suelo usar para una pizza casera con la base de esta receta (http://www.velocidadcuchara.com/masa-de-pizza-basica-de-libro/), que sale muy esponjosa y gordita, e ingredientes como jamón york, champiñones, alcachofas, tomate cherry, queso y orégano.

Pizza casera con nuestro tomate frito

viernes, 16 de diciembre de 2016

Ensalada de aguacate y langostinos

Llevo haciendo años esta ensalada y hasta ahora no se me había ocurrido ponerla en la blog porque de lo sencilla que es hasta te olvidas de hacerla. A pesar de que el aguacate tiene bastantes calorías, es muy sano, así que yo suelo hacer esta ensalada para cenar, o para acompañar pescados en la comida.

Ensalada de aguacate y langostinos


Ingredientes:

-Un aguacate grande en su punto (ni verde, ni maduro)
-250 gramos de langostinos cocidos
-Sal
-Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE)
-Limón
-Pimienta negra molida

Preparación:

Pelamos los langostinos, le quitamos la cabeza y el intestino (ese hilito negro que tienen en el cuerpo) y los partimos en tres o cuatro trozos. Los vamos poniendo en el bol donde vamos a servir la ensalada.

Sacamos la carne del aguacate, yo suelo hacerlo como en este vídeo, pero lo podéis hacer como estéis habituados. Se parte en daditos y se van echando al bol donde tenemos el langostino.

En otro bol preparamos el aliño. Echamos cuatro cucharadas de AOVE, el zumo de medio limón (si es grande un poco menos), sal y pimienta negra al gusto, y con un tenedor lo batimos muy bien hasta que esté totalmente ligado. Se añade al bol de la ensalada y se mezcla todo bien.

El aliño debe quedar bien mezclado


Se sirve bien frío.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Boquerones fritos adobados estilo Blanco Cerrillo de Sevilla

Los boquerones adobados fritos más ricos del mundo los sirven en Blanco Cerrillo, un barecito de Sevilla muy pequeño que está en la calle José de Velilla, en pleno centro, entre la calle Velázquez y la plaza de la Magdalena, y que pone unos boquerones que son gloria bendita. Por supuesto, nadie que vaya a Sevilla se puede ir sin probarlos. 

Esta receta pretende acercarse un poco a esos boquerones y aunque os anuncio que ni mucho menos son iguales, sí que sirven para que os hagáis una idea, porque están bastante buenos. 
Los boquerones deben ser medianos de tamaño y frescos


Ingredientes: 

-Medio kilo de boquerones frescos medianos
-Vinagre
-Tres ajos medianos
-Pimentón dulce de la Vera
-Orégano
-Sal
-Comino molido
-Aceite de oliva virgen
-Harina para rebozar pescado 

Preparación: 






Limpiamos los boquerones, y cuando digo limpiamos significa quitarle cabeza, tripas, espina y dejar sólo los lomos abiertos en dos mitades y unidos por la cola. En algunos sitios los boquerones se rebozan en harina y se fríen enteros, con todo, pero en Sevilla, en la mayor parte de los bares, los boquerones están tan limpios que no encuentras ni una raspa. Es una tarea entretenida pero cuando probéis lo ricos que están comprobaréis que ha merecido la pena. 

Así deben quedar los boquerones una vez limpios


Adobo listo para usar
Pelamos los tres ajos y los machacamos en un mortero con sal al gusto. No hace falta que los ajos estén totalmente picados, con darle unos golpes basta. Añadimos una cucharadita de pimentón, una cucharadita de orégano, media cucharadita de comino molido y vinagre hasta que cubra la mezcla (como en la imagen), removemos muy bien para que se integre todo y ya tenemos listo nuestro adobo.






Vamos colocando los boquerones limpios en el recipiente donde los vamos a dejar macerar, ponemos una capa, echamos un poco de adobo, y ponemos otra capa de boquerones y más adobo. Deben impregnarse bien de adobo pero no tienen que estar bañados, sólo nos interesa que tomen sabor.

Impregnamos de abodo los boquerones


Los dejamos en el frigorífico hora y media aproximadamente. 

Preparamos un plato hondo con harina fina para rebozar. Yo suelo usar una especial para pescado que es muy fina y queda buenísima. 

Sacamos los boquerones de la nevera y les retiramos los ajos que tengan. Ya los tenemos listos para rebozar. Los pasamos por harina y quitamos el exceso para que queden rebozados pero no con exceso de harina. 

Los boquerones rebozados deben quedar sin exceso de harina

Una vez finalizado ponemos una sartén con abundante aceite de oliva para freír. Y con el aceite bien caliente los vamos friendo hasta que queden a nuestro gusto, más dorados o más blancos. Deben estar muy crujientes.

Boquerones fritos adobados


Los servimos calientes.